Virus respiratorios

Los virus respiratorios ingresan al cuerpo a través de los ojos, la nariz y la boca, afectando principalmente la nariz, la garganta y los pulmones. Se propagan en el aire cuando una persona enferma tose o estornuda y pueden sobrevivir  por horas en superficies duras como juguetes o muebles. Entre estos virus se encuentran los virus de la influenza y el virus respiratorio sincitial (VRS). En Costa Rica la cantidad de casos de estos virus aumenta drásticamente en los meses lluviosos (invierno). Sólo entre octubre y diciembre del 2019 fallecieron en nuestro país 8 niños a causa del virus respiratorio sincitial.

Los síntomas más comunes de estos virus son fiebre, tos, problemas respiratorios, dolor de cabeza, dolor de cuerpo y/o garganta, secreción o congestión nasal y fatiga, en algunos casos con vómitos y diarreas. En casos más severos se puede presentar dificultad respiratoria, afectar a otros órganos como el corazón, el cerebro, el tejido muscular y con esto causar insuficiencia multiorgánica, sepsis e inclusive la muerte.

Cualquier persona de cualquier edad puede contagiarse con estos virus y presentar problemas graves, pero hay grupos que poseen un mayor riesgo. En el caso del virus respiratorio sincitial los síntomas más graves suelen presentarse en niños de 0 a 4 años. Con los virus de la influenza la población más afectada son los adultos mayores de 65 años y niños menores de 5 años. Las personas con enfermedades cardiovasculares, pulmonares, con quimioterapia, asmáticas, transplantados, con inmunodeficiencias, leucemias, diabéticos, mujeres embarazadas, personas con VIH o con obesidad mórbida son de alto riesgo para ambos virus.

Contra el virus respiratorio sincitial no existe vacuna. Contra los virus de la influenza sí existe vacuna, sin embargo ésta cubre sólo contra las cepas de mayor circulación. A nivel de la CCSS cubre contra 3 cepas (H1N1 y H3N2 de la influenza A y el linaje Victoria de Influenza B) y a nivel privado cubre contra 4 cepas (las 3 anteriores y la cepa de linaje Yamagoto de Influenza B).

Ante la probabilidad de que nosotros o alguna persona cercana pueda contagiarse con estos virus y poner en riesgo su vida siempre es importante mantener la vigilancia y poder tener un diagnóstico oportuno para obtener el respectivo tratamiento.

 

Microbióloga Melissa Aguilar

7 julio, 2020 Sin categoría
About Oscar Rodríguez

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *